Desde el 1 de enero de las grandes empresas están obligadas a proporcionar sus facturas cada 4 días, recibidas y emitidas, a la AEAT.